Saltar al contenido.

Modos de viajar


Muere lentamente quien no viaja”. Pablo Neruda.

Desplazarse. Desde que el hombre es hombre ha tenido esa necesidad, o al menos eso nos dicen. Al principio acuciados por la necesidad o por conocer otros mundos, después por ocio, porque sí, porque está de moda, por solidaridad o por descubrimiento. Hay infinidad de motivos para viajar y por los que viajar. Para huir de algo, de alguien, de uno mismo, o para reconciliarse con la vida, para conocer otras culturas o para estudiar una lengua. Por hacer negocios, por trabajar, por curiosidad, por cerrar tratos, por acudir a un museo, a un festival de cine, porque la niña quiere conocer esto o aquello, no sé una multitud de razones.

Después están los roles que cada uno adoptamos al viajar. La tradicional distinción entre turista y viajero. Los turistas disfrazados de anti-turistas. Los que se ven a si mismos como viajeros pero son vistos por los pueblos que visitan como turistas. Miles de combinaciones. Luego aparecen aquellos que se conocen como aventureros, que unen al movimiento el riesgo de lo desconocido y también los descubridores. Hay quien habla (Santayana, por ejemplo) de la migración como la forma de viajar más radical. Y de los astronautas como los antecesores de los viajeros del futuro.

Hay quien viaja con la imaginación. A través de la lectura, componiendo paisajes en el aire con la misma facilidad con la que otros toman el avión. Es fácil andar por las calles de Lisboa si lees a Pessoa o dejarse llevar por Dublín de la mano de James Joyce. Sin olvidar los lugares delimitados desde la creatividad e irradiados hacia nosotros como si pudiéramos de verdad transitar por sus plazas, sus parques y sus cascos antiguos, ser parte de sus conversaciones y de sus frustraciones. El condado Yoknapatawpha de Faulkner fue fruto de su capacidad de imaginar y crear, pero su concreción transciende las páginas escritas y se instala en lo vivido.

 ¿Y los que nunca viajan?. El miedo es libre y hay gente que no puede viajar por ese motivo. Otros por enfermedad, por imposibilidad material, por pereza, porque consideran que “eso de viajar está sobrevalorado”,por creencias personales o simplemente porque no les da la gana.

 Al viaje personal, uno de los más importantes, lo he dejado para el final. Es el que nos introduce por nuestro yo más profundo y nos hace bucear en sus lagunas. El que, en último término, nos hará re-aparecer bajo la misma forma pero con la mirada renovada. Impuesto por las circunstancias en ocasiones, no por ello será menos necesario. Viaje entre los viajes por nuestra geografía más íntima.

Anuncios
2 comentarios Escribe un comentario
  1. Begotxu #

    Una manera perfecta de describir las razones o no de viajar.

    abril 5, 2013
    • Hay otro viaje que no he descrito, todo se andará, el que emprende una madre hacia el encuentro de su futura hija.

      abril 5, 2013

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: