Saltar al contenido.

Modos de conocer


Y la verdad os hará libres“. Victoria Woodhull.

Es la nuestra, dicen, la Sociedad de la información y del conocimiento.Vivimos saturados de información. A todas horas, por todas partes, parece que es imposible eludir la avalancha. Aún más ahora que usamos internet. Nos creemos más sabios tras intentar asimilarla toda, pero la información es un instrumento del conocimiento, no el conocimiento en sí mismo.

El conocimiento es entender. Conocer es hacer, es actividad, es aprehender, poseer. El que conoce ha dado un paso de afuera hacia adentro. Es acercarse a algo, apropiarse del mundo que nos rodea.

El conocimiento se contrapone a la ignorancia. Nos lleva hacia la verdad. Podemos dudar de todo ya que nada se puede afirmar ante la imposibilidad de saber cuál es la verdad absoluta. La duda misma es prueba de una parte de verdad.

El conocimiento es limitado. No podemos conocerlo todo, pero tampoco podemos rendirnos ante tal evidencia. Y es relativo, depende de las circunstancias, el momento histórico o la sociedad en la que se vive.

Nuestro conocimiento de la realidad será diminuto, es raro el conocimiento total. Como una gota nos moveremos en el océano de la incertidumbre, procurando acercarnos hacia la verdad.

Conocer es admitir que algo existe, darle consistencia, hacerle un hueco, generar co-responsabilidades, es tenderle la mano para que salga del vacío. El conocimiento de una persona nos lleva a saber más de ella, el conocimiento de un pueblo nos lleva a poder entender/respetar/comprender su cultura, el conocimiento de una realidad nos puede llevar a querer implicarnos en ella o lo contrario.

¿Cómo adquirimos los conocimientos?. A través de la experiencia, el aprendizaje o la introspección. Hablamos de unos conocimientos previos y de otros a posteriori. Nos formamos una opinión y a menudo brotan los prejuicios. También solemos tener delante muchos estereotipos o ideas que se transmiten sin indagar sobre su verdad última.

Muchas veces no queremos conocer, le cerramos la puerta para que no penetre, se quede fuera y nos deje en paz. Conocer algo nos puede llevar a tener que implicarnos y a menudo preferimos no hacerlo. Vivir en el desconocimiento es más fácil, pero también más pobre a nivel humano, personal y social.

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: