Saltar al contenido.

Modos de actuar


Hasta que caves un agujero, plantes un árbol, lo riegues y lo hagas sobrevivir, no habrás hecho nada. Sólo hablar“. Wangari Maathi.

No hagas nada y todo se hará“. Lao Tsé

Acción-no acción- inacción, tres palabras.

  • Acción: Contiene en sí misma el ejercicio de la posibilidad de hacer, el  resultado de hacer, el efecto que causa un agente sobre algo.
  • No-acción: Es la negación de la acción en sí misma.
  • Inacción: Falta de acción.

En nuestro mundo la acción parece decisiva. Todo se mueve a un ritmo trepidante, todo tiene que rodar adelante o atrás, pero sin saber o pararnos a pensar hacia dónde queremos que ruede. Ponemos todas nuestras energías en hacer, lo que sea, lo contrario nos deprime. En ausencia de acción es cuando surgen los cuestionamientos. La acción nos puede conducir a no tener que pensar.

Si tuviéramos en cuenta las posibles consecuencias de nuestras acciones, quizás actuáramos de otra manera. Actuar es también asumir las consecuencias de nuestros actos y comprender que podemos estar equivocadas. Medir cada uno de nuestros pasos como si en ellos estuviera en juego nuestra propia vida. Así como los efectos, a veces tan desastrosos.

Cuando emprendemos una acción lo hacemos porque queremos conseguir algo, tenemos una meta, unos objetivos y un propósito. Todos nuestro esfuerzo se pone a funcionar hacia la obtención de ese final, ese resultado. Si lo obtenemos somos felices y si no lo logramos nos frustramos. Nos medimos por lo conseguido, en nuestro mundo solo tienen cabida los triunfadores, los que emprendieron algo y lo lograron con éxito. Este es el juego del accionar:el deseo por obtener el fruto de la acción.

Si quitamos metas, objetivos, propósitos, resultados, no sabríamos porqué actuar, quizás entonces nos plantearíamos si la acción es necesaria en sí misma. Si analizáramos para qué/porqué empezamos algo, podríamos llegar a la conclusión de que no es necesario iniciar nada. Es de este modo cuando llegamos a concluir si es vital accionar o no hacerlo.

Las acciones pueden ser de muchos tipos diferentes y cada una de ellas lleva implícita unas consecuencias y unos efectos, y estos dependerán de sobre qué se actúa. Una acción puede tener que ser urgente y rápida para evitar un mal mayor e irreparable o puede ser lenta y meditada para no acometer más destrozos.

Pero también cuando no actuamos estamos actuando. Imposible deslindar la acción de la vida (nuestro cuerpo respira, mira, toca). Todo lo que contiene vida contiene acción. Sin embargo en la definición del no-actuar encontramos dos caminos que se bifurcan:

La no-acción pasiva: Lo opuesto a la acción es la inacción. La pasividad. El no hacer que los resortes salten ante algo que requiere que actuemos. Seamos estáticos, parece que grita. Es la apatía y la indiferencia.

A veces la inacción es resultado de no haber obtenido los resultados esperados con nuestras acciones anteriores. Otras veces puede ser fruto del miedo, de la inseguridad o de no querer responsabilidades ni compromisos.

La no-acción activa: No significa no hacer nada, ya aceptamos que siempre vamos a hacer algo.  El no-actuar  nos muestra una forma pura y perfecta de actuar: actuar solo según la necesidad presente. A veces nos empeñamos en actuar sin pararnos a pensar en que el movimiento está en marcha desde antes de que nosotros reparamos en ello, es algo natural, que no requiere de nuestro esfuerzo.

Es el intentar empujar el río, cuando él ya fluye solo. Es la acción natural, la que no conlleva dudas y es la adecuada y encaja perfecta en el molde.

Son tres caras de una misma moneda y el quebradero de cabeza de muchas de nosotras: ¿actúo o no lo hago?, ¿cómo intervengo?, ¿y si dejo que todo marche por sí solo?. Contestar a estas, y a otras preguntas, requieren dedicación y tiempo. Reflexionar antes y después sobre todos los aspectos de nuestras acciones nos ayudará a ir despejando el camino. Si entendemos cuándo hay que avanzar y cuándo hay que quedarse quietos, puede ser que acertemos en nuestros modos de actuar.

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: