Saltar al contenido.

¿No sabes tú que no es valentía la temeridad?


Estáticos o en movimiento. O nos desplazamos o nos quedamos en casa. Decidimos salir o nos perpetuamos en nuestro caparazón. “Nuestra naturaleza reside en el movimiento; la calma completa es la muerte” (Pascal,”Pensamientos”).¿Cuáles son las razones por las que nos desplazamos/viajamos?. Tantas expectativas por cubrir, tantos anhelos por realizar cuando decidimos emprender el viaje, cuando lo acometemos, cuando lo recordamos.….

Aunque llegué al final del viaje,
jamás sentí que hubiera llegado………….
Wole Soyinka (“El viaje”, 1934)
…………………………………………….
…………………………………………………
Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte (Miguel de Unamuno)
…………………………………………………………..

Rimbaud, quien dejó escrita aquella frase cuando estuvo en Etiopía, “¿qué hago aquí?“, llegó a decir que él no era él sino otro. Viajero impenitente, quizás siempre marchó en búsqueda de sí mismo, sin saber nosotros si llegó a encontrarse. Muchas veces tras la necesidad de viajar se esconde la necesidad de huir. En el caso de Rimbaud ese viaje  lo inició desde la misma poesía a la que dio la espalda para adentrarse en África escapando de su propio ser (?).

El viajero da cuenta de su encuentro con lo completamente otro en donde el  sujeto se disuelve. Es viajando cuando exponemos a nuestra propia identidad y hacemos que surja otro que aparece en cuanto se produce la salida de uno mismo y el contacto con lo ajeno. Esa otredad propia que, en ocasiones, es el yo íntimo sin disfraz.

Viajamos para descubrir que no conocemos nada de los países a los que vamos 
 

Tenemos la actitud con la que viajamos, y tenemos también lo que creemos saber sobre el sitio al que vamos. Pensamos que sabemos mucho, poco o nada sobre el país que visitamos, pero incluso en el caso de pensar que no sabemos nada, siempre hay un montón de imágenes, de lugares, de sitios comunes que nos influyen, que están dentro de nosotros sin quererlo. Estamos llenos de ideas previas. Como dijo Pessoa “Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”.

Viajar es, a menudo, descubrir cuán diferente era el punto del que partíamos. Si somos capaces de salir de nosotros, podemos considerar casi siempre que nuestro conocimiento sobre nada es inmenso.

Viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas (Hipólito Taine)

Queremos encontrar, muchas veces, otras formas de organizarse, de pensar la vida, de caminar por el mundo. Indagamos sedientos, mediante el viaje, en los lugares a los que llegamos en búsqueda de ese algo mágico que nos mute en nuevos seres, con nuevas sensaciones y nuevos sentimientos. Intentamos desarrollar el sexto y definitivo sentido que nos haga ubicar ese lugar nuevo (ya sea real o figurado) que nos despueble el cerebro y nos pervierta las creencias y prejuicios. Viajamos a veces, sin quererlo conscientemente,  hacia ese rincón blanco, virgen, donde deben de reinar los nuevos pensamientos, las nuevas ideas, ésas que nos harán creer que por una vez sí  es posible.

**********************************
Nota: La frase que titula la entrada es de Miguel de Cervantes. “El Ingenioso  Hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Segunda Parte. Capítulo LXIII.
Anuncios
Todavía no hay comentarios

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: