Saltar al contenido.

¿Qué tiene lo “micro”?


Supongamos que un día una persona se da cuenta de que prestando un poco de dinero a alguien que no puede acceder a un préstamo bancario le puede dar la oportunidad de empezar su propio negocio, su nueva vida. Esta persona se llama Muhammad Yunus, es un emprendedor social  y su obra se llama “Banco Grameen”, más conocido como el banco de los pobres. Pero su historia ya es conocida, ahora quiero hablar del presente.

Ahora ya se habla de microfinanzas, que son una variedad de servicios financieros que se ofrecen a las personas que no están en condiciones o no tienen acceso a la banca tradicional: microcrédito, microahorro y microseguro. Dentro de las microfinanzas se distingue entre el mundo urbano y rural, con más o menos dificultad a la hora de emprender y devolver lo prestado y con diferentes características en cada caso.

Las microfinanzas surgieron con mucha fuerza, se extendieron con rapidez y comenzaron a dar sus frutos… y se vieron sus peligros, límites y desaciertos. Por un lado, el sistema financiero tradicional se hizo con este nuevo instrumento e impuso tasas de interés muy altas. Por otro lado, surgieron críticas sobre este nuevo sistema que propiciaba que los países del Sur se vieran inmersos en un mecanismo de préstamos que surgía del capitalismo y que, por ejemplo, en la India, se tradujo en que, al parecer, muchas personas que habían accedido  a  estos microcréditos y no podían devolverlos, se suicidaran. 

Ahora se ha dado una nueva vuelta de tuerca a las microfinanzas. En la cooperación 2.0 surgen nuevas formas, nuevos conceptos y nuevas relaciones. Antes estábamos más aislados, ahora podemos compartir nuestros proyectos y pedir financiación vía internet, por ejempo. Hablamos de:

Crowdfunding. “Cooperación colectiva, llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos, se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones”. Fuente: Wikipedia.

  • Algunos sitios sobre Crowfundig: clika aquí. 
  • Algunos ejemplos: El grupo Extremoduro financió su primer disco de este modo.
(…) se nos ocurrió una locura que fue empezar a vender el disco antes de hacerle, ¿no?, pa sacar perras pa hacerle (…) Entonces, con eso sacamos 250.000 pesetas y con eso nos vinimos a Madrid a un estudio a grabarlo. Con esta acción consiguieron grabar su primer disco, Rock Transgresivo. Fuente: Wikipedia.

Peer to Peer Lending (Préstamo entre pares) también conocidos como P2P.  “Es la práctica de préstamos de dinero a individuos no relacionados, o “pares”, sin pasar por una tradición de intermediación financiera , como un banco o de otros tradicionales de las instituciones financieras. Fuente: WikipediaUn buen ejemplo de este tipo de préstamo lo analizamos más abajo: kiva.

Social Lending (Préstamo social) se trata del  préstamo que une a personas que quieren invertir y a gente que necesita de ese préstamo. Aquí sí que se dan beneficios económicos, ya que se obtienen intereses.

Kiva: microfinanciera online

Sin duda uno de los proyectos más innovadores en este campo es el que lleva desarrollando Kiva desde 2005. Se trata de microcréditos, sí, pero la novedad es que son on line, se eliminan los intermediarios y el dinero fluye de persona-persona. El mecanismo es sencillo: tú quieres prestar 25 dólares, entras en su sitio web, eliges la persona y prestas. Al cabo de un tiempo, esa persona pone en marcha su pequeño negocio y devuelve el dinero. Puedes optar por prestar de nuevo o no. Todo ello está controlado y el seguimiento del proyecto es fácil.

Sin duda, permite acabar con la llamada “fatiga del donante” y también se perfila como un mecanismo sencillo, eficaz y transparente.

Los detractores también han surgido, aunque de momento tímidamente. Podéis leer lo que escribe David Roodman (Inglés), critica que, como  algunos ya os habríais planteado tras leer en qué consiste Kiva, sería injusto que la persona que necesita un crédito estuviera a expensas de que gustara más o menos el proyecto empresarial que presenta, sería muy injusto porque hablamos de personas con una gran necesidad de esos créditos (pensemos en mujeres y tiendas, agricultores, mecánicos), por lo que en realidad lo que ocurre es que antes de que tú prestes los 25 dólares, ese proyecto ya ha recibido el dinero para llevarlo a cabo, por lo que, en definitiva, no estás prestando a quien tú crees.

Kiva es un acierto, porque ha puesto el foco en la transparencia y ha salvado la barrera de no saber a ciencia cierta cómo se usa el dinero que se presta. Sabemos que se precisa mucho más que microcréditos para cambiar las estructuras de injusticia del mundo, pero retratan una realidad que elimina intermediarios y acerca personas. Es un instrumento más, pero eficaz y necesario.

Si quieres informarte sobre otros proyectos de este tipo, te pongo a continuación unos enlaces:

  • Haces falta.org: tiene un apartado para microdonaciones online, clika aquí

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: