Saltar al contenido.

Las cooperativas pueden traer el cambio


En 1976 Carl Jensen decidió, a raíz del escándalo del Watergate, comenzar a investigar con sus alumnos y algunos colegas, qué temas ocultaba anualmente la prensa entre todo lo que ocurría en EEUU. Desde su fundación, publica anualmente una lista de 25 asuntos que a criterio del grupo de trabajo han sido tratados inadecuadamente, o simplemente se han boicoteado en los principales medios de comunicación escrita, radial y televisiva de ese país. Se llama Project Censored  y su traducción al castellano se hace desde Argenpress. En el año 2012 la 7ª noticia más censurada fue que la ONU había declarado 2012 año de las cooperativas.

El modelo cooperativo es el triunfo de lo colectivo frente a lo individual, de la solidaridad en el trabajo y del reparto de los beneficios. Según la ONU, la cooperativa será el modelo de empresa de más rápido crecimiento del planeta en 2025 y asegura que las cooperativas de trabajadores-propietarios prevén una distribución equitativa de la riqueza y una conexión auténtica al lugar de trabajo, componentes claves de una economía sostenible.

El ejemplo más conocido del cooperativismo vasco es Corporación Mondragón, quien desde 1956 representa una experiencia única en el uso de métodos de dirección democráticos y participativos. Según el presidente de la Confederación de Cooperativas de Euskadi, Javier Goienetxea: “las cooperativas están aguantando mejor la crisis que empresas con otra figura jurídica porque la flexibilidad que otorga el hecho de que sus trabajadores sean también copropietarios facilita la adaptación de las compañías a la adversa coyuntura actual”(1). Como muestra de ello, el pasado ejercicio las exportaciones de las cooperativas incrementaron un 11%, hasta alcanzar los 4.703 millones de euros.

Sin duda, el modelo alternativo cooperativo está más fuerte que nunca. Si 2012 fue el “Año Internacional de las cooperativas” ospiciado bajo la ONU, en 2014 se va a celebrar en Quebec la “II Cumbre Internacional de cooperativas”. “Las cooperativas tienen una dimensión social por encima de sus logros económicos; ellas también representan una manera de lograr la atribución de poder a la sociedad”, dice Chiyoge Sifa (2) directora regional de ACI-Airports Council Internacional.

Cooperativas en Etiopía

Si te gusta el café. Tu sitio está en Etiopía. Es tan excelente que se merece toda tadesse_talking_farmersuna ceremonia. A Tadesse Meskela, otro emprendedor social, también le gusta el café de su tierra y que su gente tenga unas relaciones comerciales justas a cambio del mismo. Por eso, tras una estancia en Japón donde vivió los beneficios del sistema cooperativista, regresó dispuesto a ponerlo en marcha. Fundó un sistema de unión de cooperativas para ayudar a los agricultores etíopes de café lograr una recompensa justa por sus productos: Oromia Coffee Farmers Cooperative Union (OCFCU).(3)

Uno de los principales objetivos de OCFCU es mejorar la sostenibilidad de la industria del café al apoyar la biodiversidad, mejorar la salud del suelo gracias al uso de abono orgánico y promover la protección del medio ambiente. Al trabajar juntos, los miembros de las cooperativas aúnan sus recursos. Como productor de café del comercio justo (fair trade), utiliza los beneficios de esta certificación y de su fondo social para financiar programas de desarrollo comunitario. Hasta el momento, ha financiado diversos proyectos: 28 educativos, ocho sanitarios y 36 de agua potable, así como la construcción de un puente y la mejora del suministro de electricidad. También creó hace poco un banco formado por sus propios miembros, que concede créditos para financiar las cosechas y promueve el turismo ecológico en las zonas de las plantaciones de café (3).

Agriterra: la caridad ya pasó de moda

Esta agencia agraria se fundó en 1997 por organizaciones sociales del campo  holandesas. Agriterra trabaja a partir de la convicción que los países en vía de desarrollo pueden tomar las riendas de su propio desarrollo si se organizan.

koffie-5940La antigua cooperación al desarrollo tenía que ver con las necesidades – el así llamado ‘needs approach’ – donde al principio la imagen que reinaba era la del niño desnutrido que pedía algo con manos abiertas. ¡Ahora se trata de las oportunidades en el mercado y la generación de empleo!. En este nuevo paradigma los objetivos de carácter económico reemplazan a la caridad. Los últimos decenios han puesto en evidencia que al desarrollo económico le favorecen más los préstamos, las garantías y las participaciones que las donaciones. 

Agriterra está llevando a cabo un estudio en Etiopía con varias cooperativas al objeto de emprender un nuevo proyecto con ellas: son las cooperativas para el cambio. Si te interesa cuáles son estos proyectos puedes clikar aquí.

Recomendaciones

  • Para leer cómo es la ceremonia del café os recomiendo el blog Mamá Etiopía y este post.
  • Opinión: Vale la pena apostar por las cooperativas. Clika aquí.

Fuentes y referencias:

Nota: la foto de la entrada está sacada por la autora en un
mercado del pueblo konso. Etiopía 2012. 
La foto de Tadesse Meskela de la página web 
http://www.ponlecaraalcomerciojusto.org
La foto del agricultor etíope está sacada de la página web
de Agriterra.
Anuncios
Todavía no hay comentarios

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: