Saltar al contenido.

Que no te digan que no te lo conté


Imagínate un lugar en el que el sitio principal de la comunidad es la biblioteca. Un lugar donde la vida se fundamenta en la honestidad y la verdad, donde no exista diferencia alguna entre géneros, donde no haya tareas propias para el hombre y para la mujer y en donde se organicen  en base a comités. ¿Crees que estoy soñando?. Pues ese lugar existe, se llama Awramba y está cerca de Bahir Dar, en Etiopía.

Zumra Nurus: el hombre que creía en las utopías

ZumraSu fundador es este hombre de la fotografía: Zumra Nurus. Nació en una familia agricultora y nunca fue a la escuela pero siempre se mostró inquisitivo con el mundo que le rodeaba. A la edad de cuatro años comenzó a preguntar sobre las desigualdades de género que observaba a su alrededor, sobre el castigo cruel a los niños y sobre la explotación laboral. En aquella sociedad religiosa, patriarcal y tradicional tanto su familia como sus vecinos le consideraron  mentalmente enfermo. Después viajó, se casó y en 1980 hizo realidad su sueño: organizar una comunidad justa donde vivir. Así nació Awramba.

Lo más resaltable es que construyó una comunidad en marcado contraste a los fundamentos del mundo que le rodeaba, el mundo amhara. Dicen que es un hombre sencillo que creía (y cree) que era posible conseguir un mundo mejor.

Creo que el gran tesoro que tenemos en este mundo somos nosotros los seres humanos.Independientemente de todo lo demás, me gustaría que entendiéramos que somos del mismo origen, que tenemos que amar y respetar a los otros. Este es mi mayor deseo y mi consejo.” (1)

La comunidad utópica

Las casas están construidas de barro con techo de paja y cada vez más con hierro corrugado. Su diseño curvilíneo les recuerda a algunos las casas del país Dogón en Mali. Cada casa está equipada con una cómoda cocina de madera y barro y tiene un baño turco. Los sanitarios se agrupan y se encuentra a 50 – 100 metros a las afueras del pueblo. Las casas y los muebles están construidos con el mismo material que utiliza el resto de los pueblos africanos: barro. Todas  tienen electricidad, y el agua está disponible en cuatro grifos instalados por el Estado. Además tienen contenedores para la basura.

La comunidad está a cargo de trece comités  elegidos cada tres años por votación a mano alzada en un asamblea general. No se sigue ninguna religión. Creen en el aprendizaje como fundamento para progresar. Dada la particular naturaleza de su creencia, en Etiopía se la conoce también como la “aldea atea”. Se rige pos sus propias reglas.

Sin título Tiene cuatro pilares:

1) Equidad de género.

En primer lugar, presentamos igualdad en el trabajo. En nuestra comunidad, las tareas no se asignan en función del sexo sino por individuo, habilidades y preferencias. Sólo el embarazo y la lactancia son prerrogativa de las mujeres ” dice Zumra Nuru, que añade: “Los hombres hacen el trabajo de la mujer, y las mujeres hacen trabajo de hombres“. Así Awramba se conoce como un comunidad donde los hombres cuidan a los niños y cocinan y donde las mujeres aran y tejen (la mayor fuente de ingreso de la comunidad es una cooperativa de tejidos). Hombres y  mujeres realizan todas estas tareas codo con codo, mientras que en Etiopía (y en otros lugares), estas ocupaciones son asignadas de manera separada a cada uno de los sexos.

2) Derechos de los niños

Amwara

Los derechos del niño no son respetados en nuestra sociedad como deberían ser“. “Nuestros hijos e hijas tienen derecho a la educación y al juego “. “Todos los niños van a la escuela el mayor tiempo posible de acuerdo con su capacidad“. En esta comunidad se le da importancia al juego y a la educación. Hay una biblioteca, como ya he dicho, y se está construyendo una nueva escuela.

3) Ayuda a los menos afortunados, enfermos y ancianos.

4) Lucha contra la deshonestidad, la mentira, el asesinato y el robo.

telares en awramba

La honestidad es uno de los valores fundamentales de la comunidad Awramba. Con el fin de unirse a la comunidad, tienes que ser honesto y vivir en paz: no se debe mentir, robar, maldecir, pelear o comportarse inmoralmente. Estas reglas están escritas en un documento de unas veinte páginas en amárico. Esta línea de conducta es evaluada a diario. Si un miembro de la comunidad no cumple con ella, los otros miembros primero hablan con él para ponerlo de nuevo en el camino correcto. Si él no cambia sus maneras puede llegar a ser expulsado de la comunidad.

Quería contártelo 

Porque se trata de una sociedad utópica donde se vive en base a unos principios que en la mayoría de las sociedades parecen olvidados: honestidad y verdad. Nos hace suspirar cuando a nuestro alrededor vemos la triste realidad que nos rodea, con gente que parece solo pensar en sacar el máximo beneficio o ser el más listo a costa de los demás. Awramba es un ejemplo de auto-suficiencia, solidaridad, conocimiento y respeto a la naturaleza.

Como un espejismo en medio del desierto nos enseña que es posible todavía creer en utopías. Sólo por esto merece la pena conocerla.

(1) Reportaje de Eden Habtamu para Ezega.com de Addis Ababa, Etiopia. http://www.ezega.com/news/NewsDetails.aspx?Page=news&NewsID=1472

Fuentes:

Las imágenes están sacadas del vídeo "Awramba: Utopia in Ethiopia"
Anuncios
Todavía no hay comentarios

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: