Saltar al contenido.

Aprender a ser menos egoístas mediante un juego, sembrar y cosechar o Awalé


Una de las formas en las que podemos conocer una cultura es por sus juegos. Los juegos de mesa son antiquísimos. El primer juego del que se tiene referencia es el Senet cuyos más antiguos restos se remontan hasta hace 5.500 años, en pinturas murales y en tesoros de tumbas faraónicas (la de Hesy, la de Nefertari y la de Tutankamon).

Se dice que es africano el primer juego de mesa que se conoce: el Awalé. Otras voces hablan del Go (Asia oriental). Lo que sí es cierto es que el awalé es uno de los más antiguos. Hay múltiples variables del juego en África que se conocen bajo el nombre colectivo de mancala. Hay una gran variedad de formas de jugarlo pero siempre sobre la base de que no es un juego de azar, sino de estrategia y cálculo. Hoy son muchas las variaciones del juego, lo que se explica por una trasmisión del juego oral, sin instrucciones fijas, de tribu a tribu.

Si vas a África es probable que veas a jóvenes y a adultos jugando con unas cajas de madera o unos agujeros excarvados en la tierra y unas semillas. Se trata de un juego como para nosotros pueden ser las cartas. Aunque lo que transmite si se juega sea bastante diferente.

Su filosofía es digna de ser conocida ya que se basa en dos principios fundamentales:

  • «Sembrar cómo es debido si se quiere cosechar como es debido.»
  • «Quien espere recibir, debe aprender a dar.»

El awalé en Etiopía 

He leído que el juego más antiguo de Awalé conocido es un mancala etíope del siglo VII, pero también que el primer  mancala conocido es de Ghana. En este sentido, no hay una base sólida para poder afirmarlo sin error.

Lo que sí sé es que en Omo Valley (Etiopía) la gente joven y los adultos juegan debajo de una acacia diariamente. Hacen unos agujeros en el suelo y es su momento de amistad y de intercambio de opiniones. Alrededor del Awalé, comparten sus vidas, intercambian lo que han hecho durante el día y charlan como buenos amigos. Es parte de su cotidianidad.

En qué consiste

Aunque hay múltiples variedades, se basa en ir desplazando una serie de semillas a lo largo del tablero para ir capturando otras. Así gana el que disponga del mayor número de semillas, cuando ya no se puedan realizar más jugadas. Las principales diferencias entre las versiones del Mancala consisten en la cantidad de hileras de cavidades pudiendo ser dos, tres o cuatro de ellas así como diferencias en la forma de capturar piezas.

Veamos cómo son sus reglas [Fuente: awale.info]

  • Las tiradas se desarrollan en 2 fases: sembrar y cosechar
  • Se juega sobre un tablero con 12 agujeros, 6 por cada jugador. Los agujeros es donde se siembra y donde se cosecha.
  • Las fichas del awalé (normalmente semillas) son indiferenciadas, todas iguales. Y no pertenecen a ningún jugador. Se aplica el dicho “Las semillas son de quien las necesita. Quién mejor siembra, mejor cosechará”.
  • En el awalé hay 2 normas sagradas:
    1. no se puede eliminar al adversario”. Se entiende que cuando se destruye al adversario, también se destruye la tierra que él cultiva. Quien lo hiciera por error, perdería la partida. Se aplica el dicho “Quien destruye la tierra donde cosecha, no podrá cosechar nunca más”.
    2. no se puede dejar pasar hambre al adversario”. Esto significa que si nuestro rival se queda sin semillas, debemos ceder de las nuestras para que pueda seguir jugando.

Enraizado con la tierra

Este juego es parte de la misma vida africana, unida a la agricultura. Nos enseña a ser solidarios y a pensar siempre en los demás; a través de un juego aprendemos a ser menos egoístas y a darnos cuenta de que es, entre todos, en unión, como la buena vida sigue adelante. Además es un estupendo ejemplo de la importancia que tienen las semillas para la vida: son de quien las necesita.

Cómo jugar

O si prefieres hacerlo online: clika aquí

Para saber más:

Nota: Tras publicar esta entrada, me han enviado esta fotografía, es de Rubén García Colsa y aparece el Awalé que le hizo su padre. Gracias¡

264463_590823920937104_840939306_n

La fotografía es obra de la autora del blog: mercado local donde la gente del 
poblado y alrededores compra y vende productos agrícolas,ganado o ropa, 
entre otros (Etiopía).
Anuncios
  1. gracias

    mayo 10, 2013

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: