Saltar al contenido.

Balada por un tipo de verdad


Hugo Pratt estuvo durante algunos años viviendo en Etiopía. A los ocho años se instaló allí en compañía de su padre, funcionario colonial. Estuvo allí seis años y su forma de entender el mundo  cambió. De la amistad que trabó  con un joven etíope nacería luego el personaje Cush de Las etiópicas (4 cómics ambientados en África muestran a un Corto en continua búsqueda de sí mismo y testigo de cuanto acontece a su alrededor).  Cush es la encarnación del África que adora Pratt, a las antípodas del sueño  colonial de su padre. “Me di cuenta que los países colonizados me gustaban mucho  más que aquellos que los habían conquistado”, explicaría años más tarde (1).

Este italiano fue un hombre de una intensísima y muy interesante vida. Culto, inteligente, excelente escritor y dibujante, toda su vida anterior y posterior tuvo que quedar bajo la sombra del personaje por el que será recordado siempre: “Corto Maltés“. Pero, ¿quién se podía resistir a este marinero hijo de una gitana, romántico y aventurero, siempre viajando de un lado a otro y conociendo a múltiples personajes históricos?, ¿cómo podría ser recordado por otra creación más perfecta que esta mezcla de vagabundo errante y hombre solitario?.  Corto Maltés es un personaje inquietantemente atractivo e hipnótico, rodeado de escenarios míticos y diálogos escuetos plagados de literatura.

Hugo Pratt fue un gran lector; no es extraño que uno de sus escritores favoritos fuera Rimbaud, quien como él pasó una temporada en Etiopía. En 1991 la editorial independiente Gallo Nero le encargó diez acuarelas para ilustrar el libro del poeta francés “Cartas de África” (o también conocidas como cartas de Abisinia).

Las fronteras entre el creador y  su criatura no siempre son muy nítidas y en este caso parecen que confluyen en muchos puntos en común. De hecho en los dos únicos libros que existen sobre su vida, parece mezclar la suya con la del personaje que creó. Es por esa confluencia por la que podemos leer en la biografía de Corto: “en Diciembre de 1928 Corto se encuentra en Harar, Etiopía, acompañado del novelista Henry de Monfreid y del paleontólogo y teólogo Teilhard de Chardin. Una acuarela de Hugo Pratt aparecida en la Revista Corto lo atestigua”. (2)

“En un mundo donde todo es electrónico, donde todo se encuentra calculado e industrializado, no hay lugar para un tipo como Corto Maltés”. Hugo Pratt, citado en la obra de V. Mollica y M. Paganelle, Pratt, 1980.

Fuentes:

(1) Leer más: http://www.lavanguardia.com/cultura/20120712/54323936232/corto-maltes-125-anos.html#ixzz2VvR3nJBR
(2) Biografía de Corto Maltés: http://dreamers.com/corto/cortovid.htm

Anuncios
2 comentarios Escribe un comentario
  1. “Las Etiópicas”. Vaya pedazo de cómic y vaya pedazo de aventura la que nos cuenta Hugo Pratt en ese novelón.
    Imposible de olvidar.
    Enhorabuena por traer hasta aquí a Cush, a Corto y a su creador.
    Me has alegrado la tarde.
    Un saludico

    junio 11, 2013
    • Me alegro de haberte alegrado la tarde y que sean muchas más. Gracias a tí que siempre me apoyas.

      junio 11, 2013

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: