Saltar al contenido.

Fotografiando indígenas


Viajar al sur de Etiopía es ir hacia un mundo diametralmente opuesto al que un occidental conoce. Desaparecen los límites de lo que aún reconocemos como posible y nos sumergimos en inmensas planicies de tierra, verde, piedras y polvo. Lo desconocido emerge de pronto y te golpea.

En medio de un largo camino, mientras las mariposas blancas se levantan como flores a los lados del Mago Park, las siluetas inquietantes aparecen. Son los Mursi, caminan unos al lado de otros y miran de soslayo. Pertenecen a una de las primitivas tribus que en la actualidad viven en Omo Valley, en el sur de Etiopía.

Los Mursi son una de las tribus más visitadas por los turistas (si no es la más). Las mujeres de esta tribu llevan platos labiales de gran tamaño. Cuando una chica cumple los 15 o 16 años, se corta su labio inferior y lo mantiene abierto con un platillo de madera. Durante los siguientes meses, se insertan platos cada vez mayores para agrandar el labio. Significa el paso de niña a mujer y estas deberán de tener mucho cuidado a la hora de tensar el labio para que no se les rompa o perderán toda su belleza. Del futuro tamaño del plato que sean capaces de colocarse, dependerá su dote. Es ésta una de las fotografías más buscadas. Sin embargo, cuando el plato no está colocado en el inmenso agujero que se ha ido produciendo en la piel labial, cuelga como si fuera un enorme chicle o un neumático viejo retorciéndose hasta la barbilla.

En una distancia mínima de lo que puede ser la ciudad (en este caso Jinka), grupos de estas tribus han aceptado ser fotografiados a cambio de dinero. Seguramente el comienzo de esta situación se debió, en un inicio, a los turistas. Ahora se ha convertido en algo natural: quieren también sacar sus beneficios, necesitan dinero en efectivo.

Framing the other” es un documental sobre el turismo y sus complejas relaciones con las comunidades indígenas. Revela los pensamientos interesantes de una mujer Mursi y los de un grupo de turistas holandeses (en concreto se centra en una  turista, por lo que el film fluye de mujer a mujer) mientras se preparan para encontrarse. En última instancia, el encuentro se traduce en algo incómodo y a la vez conmovedor e inquietante.

Framing the Other – Official Trailer from I CAMERA YOU on Vimeo.

El documental rompe en cierta forma una de las ideas preconcebidas que algunos podemos tener sobre cómo ha de impactar el turismo en la vida de una tribu. Pensamos que puede ser algo que desbarate por completo su vida cotidiana. Sin embargo, las palabras de la mujer mursi nos dicen claramente que para ellos la llegada de los turistas no supone nada especial, excepto la posibilidad de hacer dinero, en ese sentido no varían en nada sus hábitos y su vida continua tal y como era antes de la llegada de los mismos, con la notable salvedad de que les hace cada vez más dependientes del dinero que obtienen de ellos y de ese momento-contacto en el que fingen ser algo que no son. Las consecuencias de estos encuentros son, por tanto, en cierta forma, terroríficas.

El impacto del turismo en un poblado como puede ser el Mursi, puede conllevar que los hábitos y costumbres se alteren al contacto con los turistas. Así, los Mursi cambian sus vestimentas y adornos para ser visualmente más atractivos bajo el enfoque de las cámaras. Su forma de decorarse y de posar nada tiene que ver con sus costumbres y su tradición. Se han convertido en presas de una imagen que los demás quieren obtener como un trofeo. Se enseñan a si mismos y se comportan de manera artificial, para complacer al ojo de cristal que se empuña frente a ellos.

El film descubre también el desconocimiento de los turistas sobre el lugar al que acuden. Descienden del jeep como si descendieran de caballos y utilizan las cámaras como parapeto entre ellos y el ser humano que tienen delante. No se han informado sobre la realidad que viven esas personas, desconocen el entorno y las relaciones que hay entre ellos, lo ignoran todo (no ha habido una reflexión previa, un “pensar-a-dónde-vamos y para-qué”). Esta forma de comportamiento trae unas consecuencias posteriores, en el mejor de los casos,  de arrepentimiento y conmoción.

Los Mursi también tienen su parte en esta situación. Por ello, es necesario añadir que no todas las tribus reaccionan de esta manera ante el turismo, los Hamer, por ejemplo.

El turismo que solo tiene como objetivo obtener una instantánea de un ser humano es dañino (es el turismo voy-foto-me marcho). Lo que logra es despojar al individuo de su humanidad y convertirlo en un objeto. La fotografía es un arte increíblemente hermoso y, a menudo, nos ayuda a intentar conocer nuevas sociedades, lugares y personas. Todo tiene un modo de realizarse, no nos podemos saltar los pasos, en un entorno como el que expongo debe  implicar reflexión y cautela. Hablamos de seres humanos. Cuando la fotografía se hace desde el respeto, las imágenes obtenidas reflejan una riqueza cultural, social o antropológica inmensa.

Viendo el documental y oyendo las palabras de la mujer Mursi, nos damos cuenta de lo mucho que se ha perdido la mujer holandesa al no haberse detenido a hacer lo que realmente tenía importancia: escuchar.

No debemos olvidar que el ojo es, muchas veces, la mejor y más conveniente cámara fotográfica. Y el oído la mejor herramienta para aprender y entender.

———————————————————————————————————————————————————————–

Framing the other: http://ethiopianfilminitiative.org/component/content/article/34-rotator/398-framing-the-other

Podéis visionar el documental entero (25 minutos) aquí: http://www.cultureunplugged.com/documentary/watch-online/play/11637/Framing-the-Other

La fotografía de la entrada está tomada en Etiopía, 
se trata de un hombre mursi y
la ha realizado un hombre hamer
Anuncios
3 comentarios Escribe un comentario
  1. Siempre me he preguntado qué pensarán y sentirán las tribus cuando ven llegar lotes de turistas cámara en mano lanzando fotografías a diestro y siniestro. Ahora ya tengo una respuesta!

    Es algo que me impacta mucho, al estilo “zoo humano”. Es difícil hacer ver a otros tu punto de vista. Ya los zoos de animales nunca me han apasionado mucho…

    junio 16, 2013
  2. Es un tema complejo. Se puede conocer a las tribus desde el respeto y sacar fotografías también pero siempre produciendo el mínimo impacto posible. Acudiendo en pequeños grupos e intentando ser respetuosos siempre (ver RIKI TIKI TAVI). Si los Mursi se colocan esos adornos para ser más atractivos a los turistas algo no va bien. Otras tribus (los Hamer) no tienen esa supeditación al turismo, se comportan de otra manera diametralmente opuesta.

    junio 16, 2013
  3. Fitretu #

    this was a really practiced by non responsible tourists for the culture of omo Valley. It seems a list impact but worst!! But as soon as the tourists left the village the mursi is continuing the ordinary calm life.

    junio 17, 2013

Opina, comenta, aporta:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: